miércoles, 19 de septiembre de 2012

Los beneficios de rendir cuentas


Leer | HEBREOS 10.24

Con demasiada frecuencia, nos hacemos esclavos de una situación al no hacer caso a los límites prudentes de la libertad. Es por eso que debemos tener presente los beneficios de rendirnos cuenta de nuestros actos los unos a otros.

Dirección más clara. La franqueza en cuanto a los errores y a los fracasos lo preparará a usted para recibir buen consejo y estímulo. Esto aumentará su potencial de hacer y ser todo lo que Dios desea de usted.

Mayor integridad. Si usted tiene que dar cuenta a alguien, será honesto y transparente. Aunque la verdad duele, el resultado es mayor integridad.

Mejor mayordomía. Dar cuenta de cómo utiliza su dinero, su tiempo o sus capacidades, le hace cuidadoso para no utilizar mal esos recursos.

Protección contra los excesos. Como hijos de Dios, somos libres en Cristo, pero un amigo al que demos cuenta nos mantiene equilibrados y está pendiente de que no nos excedamos.

Sano auto-análisis. Otra persona puede, ayudarnos a ver lo que no podemos ver en nosotros mismos. Cuando permitimos que alguien nos señale nuestras faltas, estamos en una mejor posición para hacer mejoras.

Protección de malas relaciones. Si usted tiene que dar cuenta de adónde va y con qué personas pasará tiempo, probablemente evitará lugares y relaciones problemáticas.

¿Le rinde usted cuenta a alguien acerca de la manera en que maneja su dinero, su tiempo y sus relaciones? Si no es así, busque a un creyente digno de confianza al que pueda rendir cuentas. Dar este paso revela un corazón que anhela agradar en todo a Dios.

encontacto.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada